En el hospital






Estaba una pareja de gallegos, y la esposa estaba apunto de dar a luz, entonces el marido la lleva a urgencias y después de un rato sale el doctor y el gallego le pregunta:

-¿Cómo están?

Y el contesta el doctor:

-Su esposa bien, pero al niño le tuvimos que poner oxígeno.

Y dice el gallego:

-No, noo, yo quería que se llamase Manolo.



Deja tu comentario
Tu Comentario